Acto histórico: La primera Misa Flamenca que se celebra en la Concatedral de Santa María de Guadalajara. La liturgia católica y el flamenco, unidos.

Si tuviéramos que calificar el acto de la Misa Flamenca que se celebró ayer sábado 10 de febrero en la Concatedral de Guadalajara, lo haríamos con un “memorable”. Con la Iglesia abarrotada, tanto en los bancos como en el coro y otras personas que tuvieron que permanecer en pie, la cantaora sevillana, de Los Palacios, ANABEL DE VICO ROSADO y el guitarrista, también sevillano, de Mairena de Alcor, ANTONIO CARRIÓN, nos hicieron a todos emocionarnos con la unión de la liturgia de la Iglesia y el cante flamenco. El Vicario General, Agustín Bujeda, que junto al Presidente, Juan Garrido, introdujeron el acto y saludaron a los asistentes, fue explicando las distintas partes que se compone la Misa que iban a ser cantadas: El Introito, por tientos, Ten Piedad, por malagueñas, Aleluya, por verdiales, la Ofrenda por fandangos, Cordero de Dios, por la profundidad de la seguiriya, una plegaria que se canta en Andalucía, realmente bella, finalizando con el Ave María que emocionó a todos. El acto de ayer, se puede considerar de histórico porque fue la primera Misa Flamenca que se celebra en la historia de la Concatedral de Guadalajara. Ayer el público de nuestra ciudad, presenció la mezcla conmovedora del fervor religioso de la misa católica con la tradición y la carga emocional del cante y toque flamenco que cuando se hace con el corazón, como lo hicieron Anabel de Vico y Antonio Carrión, el mejor guitarrista flamenco de la actualidad, trasciende el mero acto físico de cantar y llega a colocarse en un estado emocional profundo.
Representó a la JCCLM el Director de Fomento, Julio Calle.

 MISA FLAMENCA 11

DSC_0090

MISA FLAMENCA 10

MISA FLAMENCA 7

DSC_0092

MISA FLAMENCA 23